Proceso Conciliatorio


El proceso conciliatorio se inicia con la presentación de la solicitud de conciliación, la cual debe de ser llenada y firmada por el solicitante adjuntando los documentos sustentatorios relacionados al conflicto. En el caso que el solicitante sea una persona natural, deben de presentar el original y copia de Documento de Identidad, y en el caso que sea persona jurídica, debe de adjuntar la partida registral vigente.
Fijándose la fecha de la audiencia, las partes deben de acudir de manera puntual, no siendo necesario que vayan acompañados, la participación de los asesores y especialista tiene como finalidad brindar información especializada, a fin de que las partes tomen una decisión informada, no debiendo de intervenir en la decisión de las partes.
En el caso que el solicitante así como el invitado sea representado, deberá de adjuntar la vigencia de poder inscrita en Registros Púbicos, así como el documento que sustente su representación. Para el caso de las personas analfabetas o que no puedan firmar la conciliación se llevará a cabo con la participación del testigo a ruego que aquellas designen y que deberá suscribir el Acta.
El proceso conciliatorio concluye: