La Conciliación


Es un mecanismo alternativo de solución de conflictos, a través del cual un tercero neutral e imparcial, denominado conciliador, debidamente capacitado y autorizado por el Ministerio de Justicia, actúa como facilitador de la comunicación entre las partes, procurando de que estas arriben a un acuerdo amigable a través de un Acta de Conciliación, el cual tiene un valor legal, de título de ejecución (semejante a una sentencia), con la cual de no ser cumplida por una de las partes podrá ser ejecutada de inmediato en la Vía Judicial, solicitándose que se cumpla con lo pactado en el Acta.